De buenas a primeras, tu hermoso pino o ciprés comienza a secarse, o tu seto de arizónica se torna marrón. Probablemente, incrementes el riego creyendo que solo así mejorará, pero esta no es la solución, dado que el origen del problema es precisamente el exceso de agua. Continúa leyendo para saber cómo abordar el amarronamiento de las coníferas.

El amarronamiento de las coníferas es el nombre que obtienen los síntomas de desecación, ya sea parcial o total, de este tipo de plantas. Por lo general, se produce en cipreses, setos de arizónica, juníperos, abetos, pinos, falsos cipreses y coníferas diversas.

Quizás también te pueda interesar: Hongos en las plantas que deberías conocer

Cuidado con el encharcamiento

La desecación se origina por el encharcamiento del sustrato, ya sea por tratarse de un suelo poco poroso, muy arcilloso, mal drenado, o por exceso de riego. El agua se encarga de colmar los poros del sustrato que deberían ser llenados por aire y, por ende, las raíces se quedan sin oxígeno rápidamente.

Al incrementar el dióxido de carbono en el entorno radicular, empiezan a aparecer diversas reacciones químicas que generan una gran pérdida de permeabilidad en las membranas de las raíces por lo que la planta no solo tiene problemas para absorber el agua, sino también los nutrientes. Por ello, el follaje empieza a amarillarse.

Los agentes biológicos y los hongos se hacen presentes

Por la falta de oxígeno en las raíces, hay agentes biológicos oportunistas dispuestos a atacar las raíces secundarias, las cuales son las encargadas de absorber los nutrientes y el agua, generando la pudrición.

Después, estos invaden las raíces primarias y terminan afectando a la base del tronco. Esta infección se hace cada vez mayor y se propaga a las plantas vecinas. También existen algunos hongos capaces de aprovecharse de las debilidades de las coníferas, afectando las ramas y el tronco.

El hongo Phytophora es uno de los hongos más comunes en coníferas, setos y césped, aunque puede atacar otras especies también. La causa principal es el exceso de riego, una temperatura muy elevada con una humedad alta, o debilitamiento de las plantas. Suele iniciarse en la parte inferior de las plantas y, posteriormente, afecta las partes altas, desecando las ramas y las hojas.

Para saber si el hongo Phytophtora está presente deberás visualizar las coníferas en busca de desecación de las hojas, amarillamiento, debilitamiento de la planta en general u aparición de goma en la parte del tronco. Haz tratamientos preventivos con fungicidas para combatir la Phytophtora. Los productos aconsejados son Aliette WG, Alexin, etcétera.

¿Cómo prevenir el amarronamiento de las coníferas?

  • Controla el riego, tanto la cantidad como la frecuencia para evitar el encharcamiento; asimismo, no te olvides que las coníferas más sensibles al exceso de riego, no precisarán mucha cantidad de agua y solamente deberán ser regadas cuando sea preciso.
  • Cuida el buen drenaje a la hora de plantar las coníferas y si el terreno fuera muy pesado, o bien, se acumulara demasiada agua en él de manera natural, lo mejor será no plantar allí las coníferas.
  • Ten en cuenta el tamaño que tendrán las plantas en su fase adulta para evitar la asfixia de las raíces.
  • Realiza entrecavas para airear el terreno.
  • Recurre a abonos con alto contenido en aminoácidos y nitrógeno.
  • Aplica un fungicida adecuado para tratar y curar los hongos.

Tratamiento del amarronamiento de las coníferas

Como bien te he contado anteriormente, existen algunos problemas que son fundamentales  en el amarronamiento de las coníferas como el riego en exceso, la falta de magnesio y el hongo phytophtora. Por ello, a continuación, comparto contigo un video creado  por AKI Bricolaje para que sepas como tratar este problema:

¿Qué te ha parecido este post sobre el amarronamiento de las coníferas? Deja tus comentarios.