¿Qué es la bacteriosis? ¡Aquí te lo vamos a decir!

La bacteriosis o enfermedad bacteriana de las plantas, es aquella que está producida por bacterias. Se trata de una enfermedad ocasionada por microorganismos patógenos muy pequeños, imperceptibles a simple vista. Estos invaden las plantas, situándose dentro de sus tejidos y originan daños creados por las toxinas de su metabolismo.

Aunque los síntomas de la bacteriosis son diversos, todos ellos logran coincidir en una serie de rasgos comunes como, por ejemplo, la presencia de manchas malolientes y putrefactas. Las infecciones ocasionadas por bacterias en las plantas generan daños en las hojas y los tallos, transformando varias plantas en ejemplares deteriorados.

Asimismo, la bacteriosis puede estropear los frutos y las hojas de las hortalizas, legumbres y árboles frutales, lo que los hace inservibles para consumir o vender.

Quizás también te pueda interesar: Las 8 plagas de los geranios

¿Cómo se transmite la bacteriosis?

La bacteriosis se puede producir mediante semillas contaminadas, pero la mayor contaminación puede venir de las bacterias del suelo que se difunden por el viento y la lluvia, como así también por herramientas contaminadas, insectos, ropa, etcétera. Las bacterias penetran las plantas a través de estomas de las hojas, precisamente mediante las heridas generadas en las plantas por el ataque de insectos o las faenas de laboreo.

La bacteriosis suele ser muy resistente y, por ende, permanecer adormecida durante un gran periodo de tiempo cuando el clima es seco, pero, cuando la humedad incrementa al igual que la temperatura, las bacterias se activan nuevamente produciendo la infección.

¿Cómo prevenir la bacteriosis?

La prevención de la bacteriosis se centra principalmente en hacer uso de semillas fiables que, previamente, hayan sido desinfectadas, así como también, remover del suelo cualquier material que pudiera estar infectado. Es fundamental evitar cualquier tipo de heridas en las plantas para que estas no sean la puerta de entrada de las bacterias.

Si hay plantas afectadas en tu huerto o jardín, descártalas y elimínalas, y trata el resto de las plantas con fungicidas bactericidas sistémicos, para prevenir la infección. Por otra parte, es sumamente importante controlar la humedad de forma que esta no sea demasiado excesiva y que el agua no quede encharcada, ya que esto combinado con una temperatura apropiada puede propiciar el desarrollo de las bacterias. Es por este motivo que el sistema de riego por aspersión no se recomienda.

Para evitar el exceso de humedad, es primordial que la plantación no sea muy espesa y que no exista tampoco exceso de nitrógeno, dado que este puede generar favorecer la aparición de la bacteriosis. La rotación de cultivos también resulta interesante, dado que alternando cultivos sensibles a una determinada enfermedad con cultivos no sensibles, podrás mantener a raya a esta enfermedad ocasionada por bacterias.

¿Cómo tratar la bacteriosis?

Aplica bactericidas fungicidas sistémicos, sobre todo aquellos que contienen cobre. Realiza varias aplicaciones y ve cambiando de producto en cada una de tus plantas. Al momento de aplicarlos, deberás tener en cuenta que el tratamiento debe alcanzar todo el cultivo adecuadamente.

Por otra parte, el uso de insecticidas, tanto sean químicos o naturales, podría ayudar a eliminar insectos involucrados en la bacteriosis. No obstante, e infelizmente, ningún tratamiento resulta totalmente eficaz para erradicar esta enfermedad bacteriana, por lo que la prevención continúa siendo el único método efectivo para evitarla.

Algunas especies que atacan a las plantas son: Xanthomonas, Erwinia, Corynebacterium, Pseudomonas y Agrobacterium. En caso de infección grave, lo único eficaz será la remoción y destrucción de las plantas por completo.

Te recomendamos leer: ¿Cómo prevenir la roya?

¿Qué te ha parecido este post sobre la bacteriosis? Deja tus comentarios y recuerda que en Planeta Garden tenemos muchos más artículos interesantes.