Las espinacas son una verdura de hoja verde perteneciente a la familia de las Quenopodiáceas.

Su nombre deriva del término espina, porque cuando los frutos de esta deliciosa planta hortícola cuando se encuentran en su punto de maduración están armados de espinas.

Los árabes fueron quienes introdujeron las espinacas por primera vez en España en el siglo XI y, desde allí, se expandió hacia otros países de Europa y América.

Quizás también te pueda interesar: Como Combatir la Cochinilla: Insecticidas y consejos para eliminarla

Variedades y clasificación de las espinacas

Las dos variedades de espinacas que suelen cultivarse son: la de hoja rizada y la de hoja lisa. La primera suele comercializarse fresca y está adaptada para crecer en invierno, mientras que la segunda se comercializa congelada o enlatada y suele ser más consumida que la anterior.

Las espinacas pueden clasificarse también de acuerdo a la época del año en la que se siembran: la espinaca Rey de Dinamarca y la Cleanleaf se siembran en primavera-verano, mientras que las espinacas Broad-Leaved Princkly, Monnopa y Greenmarket se siembran en otoño-invierno.

Por otro lado, pueden encontrarse otras variedades que se dividen por el color y la textura de sus hojas. La espinaca Lagos tiene un color verde oscuro satinado; la Taunus, posee hojas verdes gruesas y brillantes; la Martine, tiene hojas verde-oscuro y redondas, y la variedad Viroflay, presenta hojas verdes lisas.

¿Cómo plantarlas?

La siembra de semillas de espinaca debe hacerse directamente en la tierra a 2cm de profundidad. Si vas a hacerlo en huertos o bancales, te aconsejo sembrarlas en hileras con una distancia de 30cm; y, si vas a hacerlo en maceteros, deberás esparcir las semillas alrededor de la superficie.

Cuando surjan las plantas, acláralas a una distancia de 10cm entre cada una de ellas y, en los maceteros, deja un radio de 20cm entre cada planta de espinacas.

Cuidados y recolección

Las espinacas pueden crecer adecuadamente sin demasiado sol, por lo que te aconsejo colocarlas en un sitio que tenga mucha sombra durante el día. También, habrá que regarlas cada vez que la tierra esté por secarse para mantener la humedad, pero debes evitar el encharcamiento porque eso puede pudrir las raíces.

A la hora de recolectar las espinacas, no es preciso arrancar toda la planta, sino más bien sacar sus hojas externas.

Enfermedades y cómo combatirlas

  • Mosca de la remolacha: las larvas se instalan en el envés de las hojas y se alimentan de la epidermis. Combátelas con un insecticida a base de deltametrina.
  • Gusanos verdes: combátelos con el insecticida Decis Protech.
  • Pulgones: hay de varios colores, alados y sin alas. Puedes sembrar albahaca junto a la espinaca para repeler a los pulgones o hacer uso del mismo insecticida que combate la mosca de la remolacha.
  • Caracoles y babosas: combátelos con Ferramol Antilimacos.
  • Nematodos: se presentan con bultos o engrosamientos en las raíces similares a las cuentas de los collares. Para eliminarlos aplica un insecticida nematicida sistémico.
  • Mildiu: hongo que ocasiona manchas amarillas y blancas y puede llegar a pudrir la espinaca si no se combate con estos remedios.
  • Pythium Baryanum Hesse: el follaje se marchita y la raíz principal se necrosa. Tratamientos con Captan, podrían tener eficacia.
  • Botritis: podredumbre algodonosa. Consulta en tu centro de jardinería que fungicida es el adecuado para combatirla.

Te recomendamos leer: El mejor Insecticida para combatir la Mosca Blanca

¿Te ha sido útil este post acerca sobre cómo cultivar espinacas, sus cuidados y enfermedades? Deja tu comentario J