Plantar lechugas es una de las primeras cosas que se les aconseja a quienes comiencen a cultivar por primera vez en su huerto, porque es uno de los cultivos más rápidos en ser cosechados y más fáciles de cultivar. Además, el crecer rápidamente le permite tener menos plagas y enfermedades, lo que anima a todo el mundo a seguir metiéndose en este maravilloso mundo. Sigue leyendo para saber cómo hacerlo.

Plantar lechugas

Quizás también te pueda interesar: ¿Cómo y cuándo plantar alcachofas?

La lechuga, denominada botánicamente como lactuca sativa, es una planta anual perteneciente a las regiones semi-templadas que suele cultivarse para consumo humano. Hay muchas variedades de lechugas, y pueden consumirse durante todo el año. Generalmente, se comen crudas en ensaladas y otros platillos.

¿Cómo plantar lechugas en casa?

La lechuga es una de las hortalizas más fáciles de cultivar, dado que se adapta muy bien a cualquier tipo de suelo, aunque prefiere aquellos que sean ricos en nutrientes y bien drenados. Para lograrlo, solamente deberás incorporar una buena cantidad de humus a la tierra en donde vayas a plantar lechugas.

El humus es rico en nutrientes y ayuda a retener el agua, pero evita el encharcamiento. Ten en cuenta que las lechugas no crecen en suelos pesados, por lo que se aconseja plantarlas en terrenos arcillosos. Si tienes un terreno arcilloso, simplemente añade un poco de compost y estiércol cada año para que se transforme en un suelo ideal para las lechugas. El pH perfecto para ellas es entre 6 y 7.

¿Dónde y cómo sembrar lechugas?

Puedes sembrar las lechugas directamente en el huerto, en un cajón para almácigos para trasplantar luego o en un macetero definitivo. Es importante que le proporciones un medio fresco para germinar, por lo que tendrás que mantener la tierra siempre húmeda, y si hace demasiado calor puedes poner a enfriar las semillas entre dos hojas de papel secante en la nevera por algunos días antes de plantarlas.

Planta la semilla de lechuga en el huerto en hileras separadas por 30 cm y en la misma hilera las semillas deben tener una separación de 25 cm entre ellas. En los maceteros, simplemente deberás dejar un espacio con radio de 25 cm por cada semilla para que cada una de ellas se desarrolle bien.

Puedes plantar lechugas para consumir durante todo el año si vives en un lugar con clima templado. Las lechugas de invierno debes sembrarlas directamente en la tierra cuando comience el otoño; las de primavera germinarán en almácigos a finales del invierno y tendrás que trasplantarlas al iniciar la primavera; las de otoño y verano deberás sembrarlas ocho semanas antes de ser consumidas.

Sol, riego y recolección

Las lechugas adoran los climas húmedos y frescos, por lo que tendrás que dejarlas a pleno sol en primavera, otoño y en inviernos cálidos. En verano se aconseja dejar las lechugas en un lugar a la sombra, dado que de lo contrario crecerá hacia arriba y dará flores y semillas. Las lechugas prefieren los suelos húmedos, por lo que tendrás que regarla solamente lo necesario para que se mantengan húmedos. Esto hará que sean más tiernas y sabrosas.

En cuanto a su recolección, las lechugas deben sacarse del huerto o de los maceteros solamente en el momento en el que se desee consumir, porque no se pueden almacenar. Las lechugas pueden ser cosechadas desde que son pequeñas hasta que llegan a su tamaño final, dependiendo del gusto de cada persona.

Te recomendamos leer: Todo sobre como plantar ajos

¿Qué te ha parecido esta información sobre cómo plantar lechugas en el huerto de tu casa? Deja tus comentarios.

close

¡Suscríbete! ​

Te REGALAMOS el Calendario Anual de Siembra!

Déjanos tu email y cada semana recibirás un email con los últimos consejos de Planeta Garden y OFERTAS exclusivas para suscriptores!