La alcachofera, también conocida como alcaucil, es una planta de origen africano que se cultiva como alimento en climas templados. Su nombre botánico es Cynara scolymus y pertenece a la familia de las Asteráceas. A pesar del frío, el invierno es una de las estaciones del año que más me gusta porque disfruto de tomar una taza de chocolate caliente sentada en el sofá y viendo televisión al regresar al trabajo, así como también de preparar una rica comida con vegetales de estación para la cena. Las alcachofas son una delicia que me recuerda a mi infancia, cuando mi abuela las ponía a macerar en una mezcla de vinagre, aceite, perejil fresco y ajo picado. Si te gustan, a continuación te diré cómo plantar alcachofas en tu huerto urbano.

Plantar alcachofas

Quizás también te pueda interesar: Cuándo sembrar Espinacas

Cómo plantar alcachofas

Las alcachofas que se producen en el huerto ecológico son mucho más robustas y grandes. Para sembrar alcachofas en casa, lo primero que tienes que considerar es el clima. Las temperaturas diurnas deberán ser de 24 °C y las nocturnas de 13 °C, ya que se trata de un cultivo invernal. Evita las heladas y las temperaturas que desciendan los 4 °C, dado que la cosecha podrá dañarse.

Por otra parte, el suelo es también un punto importante a la hora de plantar alcachofas porque cuenta con un sistema radicular profundo. Aunque puede adaptarse a diversos tipos de suelos, las alcachofas crecen mucho mejor en aquellos que son fértiles, arenosos y bien drenados. Evita los que tengan una poca conservación de la humedad, pero verifica simultáneamente que el terreno no retenga la humedad en exceso, dado que los encharcamientos tampoco son apropiados.

Antes de plantar alcachofas, es importante que realices labores para airear el suelo. Puedes cultivar alcachofas a través de semillas, almácigos o hijuelos. En el primer caso, la cosecha es anual y los frutos serán mucho más resistentes. El proceso es bien simple, ya que solo hay que plantar dos o tres semillas de alcachofas en la tierra, cada 2 cm, colocándolas en líneas con una separación de 60 a 90 cm.

Si vas a sembrar las alcachofas por hijuelos, tendrás que tomarlos de las plantas madres entre febrero y marzo. Después, recorta sus hojas y raíces y planta los hijuelos en viveros, en líneas separadas de 10 cm.

Riego y cosecha

Riega las alcachofas con frecuencia durante su período de crecimiento. Lo primero que debes hacer es regarla durante la plantación para que el agua permita que la planta enraíce bien. Cuando la planta esté en su etapa de madurez, deberás regarla de manera continua. En cuanto a la cosecha, la recolección empieza en octubre, llegando hasta mayo o junio. En la primera cosecha deberás recolectar el 25% de la producción y en la segunda el 75%.

Algunos indicadores de que las alcachofas están listas para ser cosechadas es cuando las yemas tienen un color verde característico, están bien formadas y se ven compactas. Cuando las yemas están muy maduras, las brácteas adquieren un color parduzco y, además, son muy duras, mientras que los centros son peludos y tienen un color que varía desde el rosado al morado.

Te recomendamos leer: Cuándo sembrar Zanahorias

Consejos

Para que tus alcachofas tengan un buen aspecto elimina las malas hierbas y retira las plántulas que no hayan enraizado en el terreno tras el riego de plantación. Si deseas beneficiar el desarrollo de los hijuelos que acreditan la producción del próximo año, deberás realizar una poda cuando la planta esté comenzando secarse. Finalmente, este cultivo es susceptible a causas parasitarias como los caracoles y el pulgón, pero no te desanimes, pues en PlanetaGarden tenemos todo para combatirlos.

¿Te animas a plantar alcachofas? Deja tus comentarios.

close

¡Suscríbete! ​

Te REGALAMOS el Calendario Anual de Siembra!

Déjanos tu email y cada semana recibirás un email con los últimos consejos de Planeta Garden y OFERTAS exclusivas para suscriptores!