La lechuga, pertenece a la misma familia hortícola que las escarolas, achicorias y alcachofas, resulta ideal para cultivar en huertos urbanos en casa por los siguientes motivos:

  • El cultivo de lechuga no requiere excesivos cuidados y no suele verse afectado por las enfermedades que atacan a las hortalizas.
  • Es un cultivo de ciclo corto, en poco tiempo ya se puede recolectar, por lo que puede combinarse con otros cultivos de ciclo más largo para aprovechar mejor el espacio de la mesa de cultivo.
  • Mediante una combinación de las distintas variedades de lechuga que existen se puede tener una cosecha de lechuga de forma continua durante todo el año.
  • Es un cultivo que se adapta muy bien a las mesas de cultivo.

Qué necesitas para cultivar lechugas en casa

Un pequeño espacio donde de la luz directa del sol

Puedes cultivar lechugas en casa en un pequeño patio, jardín, terraza o balcón donde suela dar el Sol. Para el cultivo de la lechuga cuentas con la ventaja de que puede cultivarse sin demasiadas horas diarias de luz solar, durante el verano es incluso mejor cultivarlas en un lugar en semisombra.

Mesa de cultivo

Si a la hora de cultivar lechuga en casa no dispones de un lugar donde puedas cultivarlas directamente en el terreno tendrás que optar por la opción de cultivar lechugas en mesas de cultivo.

Las mesas de cultivo que existen, con diferentes longitudes, anchuras y alturas, se adaptan muy bien al espacio del que dispongas permitiéndote cultivar lechugas siempre en una posición cómoda.

Sustrato

Lo más adecuado para cultivar lechugas en casa es usar sustratos orgánicos, los cuales deben ser ligeros, para permitirte su manipulación con sencillez y no sobrecargar tu terraza o balcón.

Deben tener una porosidad óptima, que permita una buena circulación del aire para que las raíces de la lechuga puedan respirar bien y también tienen que retener el agua y los nutrientes. Estos tres requisitos los cumplen los sustratos orgánicos compostados, como el humus de lombriz que actuará además como abono al aportar todos los nutrientes que necesita la planta.

Otro sustrato que no aporta muchos nutrientes pero que posee algunas de las características citadas (ligereza, aireación, retención de agua y retención de nutrientes) es la fibra de coco.

Por ello lo más conveniente para cultivar lechugas es una mezcla de sustratos; uno que aporte buenas condiciones de estructura (fibra de coco) y otro que actúe como abono aportando los nutrientes (humus de lombriz). La proporción adecuada es 60% de fibra de coco y 40% de humus.

Sistema de Riego

En la mesa de cultivo, el agua se agota con mayor facilidad que en el suelo, lo cual te va a obligar a estar más pendiente del riego de tus lechugas que si cultivaras lechugas directamente en una parcela.

Puedes regar de forma manual, utilizando una regadera y hacer el riego poco a poco para evitar la formación de grietas en el sustrato.

Por otro lado, te va servir de gran ayuda la instalación de un sistema de riego por goteo en tu mesa de cultivo. Este sistema te permitir controlar el caudal de agua que suministras al cultivo, aportando al cultivo estrictamente el agua que necesita, sin malgastarla y sin provocar excesos de agua.

En el caso del cultivo de la lechuga requiere riegos cortos pero muy frecuentes para mantener el sustrato siempre fresco.

Semillas

Una vez que ya tengas claro el espacio que vas a emplear, los recipientes que vas a usar, el sustrato y la forma de riego, sólo te queda conseguir las semillas de las lechugas que vas a cultivar en casa.

  • Semillas Lechuga Mantecosa (lechuga 4 estaciones)
  • Semillas Lechuga Romana (lechuga romana larga rubia, cogollitos de Tudela, lechuga romana de valladolid…)
  • Semillas Lechuga Batavia (lechuga maravilla de verano, lechuga hoja de roble…)

La Siembra

La siembra de lechuga se realiza en semillero, aunque también se puede hacer por siembra directa y posteriormente realizar aclareos, para acabar dejando una distancia entre lechugas de 20-30 cm.

En el caso de que optes por la siembra en semillero, el momento adecuado para hacer el trasplante es cuando la planta cuenta con 4-5 hojas verdaderas.

Semilleros aconsejados para sembrar semillas de lechuga

Semilleros biodegradables. Este tipo de semilleros están hechos con un material biodegradable que desaparece con el riego dentro del sustrato, por lo que al trasplantar no es necesario sacar la plantita sino que se planta el semillero entero, siendo menor el estrés que origina el trasplante para las lechugas.

Pastillas de turba. Resultan realmente muy cómodas, ya que no es necesario aportar sustrato extra, sólo hay que mojar la pastilla.

Los pasos a seguir a la hora de realizar un semillero son:

Buscar un lugar al aire libre donde haya sol. Aunque luego por la noche en caso de que se siembren las lechugas en otoño o inverno haya que resguardar el semillero en otro sitio a salvo de las bajas temperaturas.

Colocar el sustrato. Se usa el mismo sustrato que para llenar la mesa de cultivo.

Siembra. La profundidad a la que se entierra la semilla de lechuga es 2  veces su diámetro.

Riego. En este inicio del cultivo la lechuga es muy sensible a la escasez de agua, por lo que el sustrato ha de estar siempre húmedo. A la hora de regar ha de utilizarse un pulverizador para evitar arrastrar las semillas en el sustrato.

Aclareo. Si han germinado varias semillas de lechuga por semillero hay que hacer un aclareo dejando una planta por semillero, la que veamos más fuerte.

La cosecha

La cosecha se realiza entre los dos meses, dos meses y medio después de la siembra en las variedades de cogollo, también puede darse una cosecha continua, cortando las hojas necesarias, en la variedades de lechuga de corte como las lechuga hoja de roble.

Las asociaciones óptimas con el cultivo de lechuga

En el momento de cultivar lechugas en casa es importante asociar el cultivo con hortalizas que asocian bien con la lechuga como: Ajo, cebolla, col, pepino, puerro, rábano, tomate, zanahoria, berenjena, calabacín, espinaca, guisante, haba, judía, nabo, pimiento y remolacha.

Dentro de estas posibles asociaciones es también importante elegir cultivos de ciclo más largo que el de la lechuga como las cebollas, puerros y tomates.

Plagas

Pulgón. Insecto milimétrico que se alimenta de la savia de la lechuga.

Solución al pulgón en caso de padecer un ataque de pulgones. Se puede combatir empleando jabón de potasa y proneem.

Enfermedades

Mildiu. El mildiu lo provoca un hongo que aparece en forma de manchas grises o negras que acaban secando las hojas.

Solución al mildiu en caso de que aparezca el mildiu en el cultivo. Eliminar rápidamente las hojas afectadas o plantas enteras en caso de que afecte a toda la lechuga, usar como preventivo extracto de ortiga (para reforzar la estructura celular de la lechuga) usar como curativo (en caso de que la lechuga este ya afectada) extracto de cola de caballo.

Cómo cultivar lechuga en huertos urbanos en casa de una forma ecológica

A la hora de cultivar lechuga en casa tiene mayor sentido realizar el cultivo de un a forma ecológica de esta manera obtendrás unas lechugas totalmente naturales, crujientes y sabrosas.

Consejos para cultivar lechugas de una forma ecológica

Cultiva junto a tus lechugas plantas aromáticas y flores que creen biodiversidad en tu pequeño huerto. No olvides respectar la época de siembra de las variedades de lechuga que vayas a cultivar en casa de esta forma siempre cultivarás lechugas fuertes y resistentes a las plagas. No utilices de ningún modo agentes químicos como insecticidas y fungicidas para combatir las aparición de enfermedades o plagas, emplea siempre insecticidas y fungicidas ecológicos.

Practica la asociación con hortalizas que sean buenas socias de la lechuga para que crezca con mayor vigor y sin necesidad de competir por los nutrientes y el agua con otras hortalizas. Utiliza para la siembra siempre semillas ecológicas de lechuga y por último emplea siempre para su cultivo sustratos orgánicos.