La fibra de coco es uno de los tipos de sustrato que nunca antes había utilizado, hasta que comencé a interesarme por el huerto urbano.

Como bien comentaba anteriormente, la fibra de coco es un sustrato que se obtiene a partir de los residuos que el coco genera, y es muy empleado por los profesionales y aficionados a la jardinería y al huerto ecológico, pues su extracción no provoca ningún impacto medioambiental. Es ligero y ecológico, y un cocotero puede producir una gran cantidad de frutos, que es de donde sale este sustrato.

Durante mucho tiempo, la fibra de coco era utilizada para elaborar pinceles, filtros para cañerías, relleno de asientos de automóviles, cuerdas, relleno de colchones, y otros productos. Pero, ¿para qué sirve la fibra de coco? ¿Cuáles son sus características? ¿Cómo utilizarla? Aquí te lo decimos.

Fibra de coco

Quizás también te pueda interesar: ¿Qué plantar en septiembre en tu huerto? ¡Aquí te lo decimos!

¿Cuáles son las características de la fibra de coco?

Es perfecta para semilleros, terrarios, plantas hortícolas, palmeras y todo tipo de plantas, excepto las carnívoras. Este sustrato procede del fruto de la Cocos nucifera y las características fibra de coco son las siguientes:

Cuenta con un pH entre 5,5 y 6,2, por lo que es adecuado para cualquier tipo de cultivos. Asimismo, posee la capacidad de retener nutrientes y de liberarlos de manera progresiva, además de evitar inconvenientes causados por un abonado en exceso. Por otra parte, sus fibras actúan como si de una esponja se tratara, por lo que retiene el agua, así que no deberás preocuparte por regar constantemente.

La fibra de coco mejora el desarrollo de las raíces y mantiene el equilibrio apropiado entre la capacidad de aireación y la retención de agua, evitando cualquier tipo de problemas derivados por el exceso de humedad. Por otro lado mejora la fertilidad y estructura del suelo, así como también la función fotosintética incrementando la clorofila.

Asimismo es rico en nutrientes asimilable por las plantas y cuenta con una alta proporción de vitaminas A y C y oligoelementos como el vanadio y el molibdeno que favorece la actividad de las bacterias fijadoras de nitrógeno. También incluye manganeso, níquel, cobre, sodio, titanio y plomo.

Este sustrato puede presentarse en tres tipos de granulometría: fino, grueso y chip (con trozos más grandes). En jardinería se suele utilizar el fino.

¿Cómo usar la fibra de coco?

Este sustrato es ideal si lo que deseas es tener unas plantas perfectas. No obstante, es importante que sepas que no puedes utilizar solo, dado que no cuenta con todos los nutrientes. Por tal motivo, es importante que lo mezcles con abonos orgánicos como humus de lombriz. La mezcla ideal es 60% de sustrato de fibra de coco y 40% de algún abono orgánico.

¿Dónde adquiero la fibra de coco?

Puedes comprar la fibra de coco en cualquier centro de jardinería o especializado en este tipo de sustratos. También puedes adquirirla en una tienda en línea donde la puedes encontrar en diversos formatos, o bien, anímate a prepararla tú mismo en casa. Esta opción es válida para quien tenga acceso a un cocotero. Mira este vídeo para ver cómo se hace:

Aunque seguramente utilices los recursos que tienes a mano, no se puede negar que algunos productos como la fibra de coco merecen ser comprados, porque reduce el gasto en otro tipo de recursos como por ejemplo fungicidas, agua, etcétera.

Te recomendamos leer: ¿Qué plantar en octubre en el huerto? ¡Planeta Garden te lo dice!

¿Qué te ha parecido esta información sobre la fibra de coco? ¿Te ha venido bien el vídeo? Deja tus comentarios y ayúdanos a difundir el post en las redes sociales.

close

¡Suscríbete! ​

Te REGALAMOS el Calendario Anual de Siembra!

Déjanos tu email y cada semana recibirás un email con los últimos consejos de Planeta Garden y OFERTAS exclusivas para suscriptores!