La Passiflora, también conocida como Maracuyá planta, Pasionaria o flor de la pasión, es una planta de vigoroso crecimiento, que cuenta con unas flores bellas, únicas y estructuradas. Asimismo, su fruto es delicioso. Los pioneros misioneros españoles que viajaron a Sudamérica, de donde es originaria esta planta, usaban las flores para ilustrar la historia de la crucifixión, en su intento por llevar la fe católica a los indígenas. Podríamos decir que su anillo de filamentos es la corona de espinas; los estambres son las cinco heridas; y columna que se encuentra ubicada en el centro de la flor, el poste de los tormentos; etcétera.

Maracuyá planta

Quizás también te pueda interesar: Conoce las características y cuidados de las violetas

Cuidados de la maracuyá planta

Cambia la maracuyá planta de maceta cada año utilizando el compost normal. Lleva tu planta a un recipiente un poco más grande, pero evita trastornar el sistema de raíces; pon la masa de raíces cuidadosamente y cualquier resto de compost en el recipiente mayor y llénalo con más compost. Ten en cuenta que el recipiente final debe ser de 25 cm de diámetro. A partir de este momento, tendrás que abonar en superficie todos los años, sustituyendo la capa superficial con nuevo compost.

Los tallos de la Pasionaria precisan apoyo, por lo que deberás enrollarlas alrededor de un aro de alambre cuando son jóvenes; sin embargo, tienes que considerar que esta planta crece rápidamente, por lo que seguro superará el aro y precisarás utilizar unas estacas de bambú. Poda la planta para darle forma en la época en la que tendrás que cambiarla de recipiente, cortando todos los brotes de las flores hasta unos 25 cm y las ramas laterales hasta 8 cm.

Mantén la planta a una temperatura de entre 18-27 °C en un sitio luminoso y soleado. Riega la maracuyá planta libremente, tres veces por semana, para que el compost se mantenga húmedo. Agrega un fertilizante líquido todas las semanas entre marzo y septiembre.

Cuidados de la passiflora en otoño e invierno

Mantén la temperatura en 10 °C para la especie Passiflora caerulea, que es la especie más popular. Se trata una planta trepadora, que puede llegar a alcanzar unos 6 m de altura; las plantas de interior precisan una poda drástica para darle una forma manejable. Sus tallos son resistentes y de color verde oscuro, y sus flores miden 8 cm de ancho, en forma de salsera, y surgen durante todo el verano. Proporciónale a tu planta la mejor iluminación, incluyendo el sol pleno. Riégala solamente de manera moderada.

¿Cómo propagar la maracuyá planta?

Toma esquejes del tallo de 10 cm de largo en primavera, cortándolos por debajo de un nudo de hoja y eliminando el par de hojas inferiores. Ahora trata los extremos del corte con hormonas enraizantes e insértalos hasta las hojas inferiores en una mezcla a partes iguales de arena gruesa y turba. Introduce los esquejes en un propagador y mantenlos húmedos y a la sombra a 21 °C.

Cuando su crecimiento sea visible, deberás llevarlos a una posición más luminosa, regarlos ocasionalmente y abonarlos con un fertilizante líquido cada 15 días hasta que termine el período de crecimiento en otoño. Deja de abonar a la Passiflora, riega de manera espaciada y mantenla a una temperatura de 13 °C en los meses invernales; después planta los esquejes en invierno-primavera.

Problemas

Si la planta se seca es probable que los tallos y el follaje se deshidraten rápidamente y las hojas se caigan; las hojas se tornarán amarillas y la floración será totalmente inexistente si la planta no posee la luz adecuada. No obstante, si le proporcionas las condiciones aconsejadas, la Passiflora debería mejorar.

Te recomendamos leer: Descubre cómo cultivar curcuma planta

¿Qué te ha parecido esta información sobre la maracuyá planta? Deja tus comentarios.

close

¡Suscríbete! ​

Te REGALAMOS el Calendario Anual de Siembra!

Déjanos tu email y cada semana recibirás un email con los últimos consejos de Planeta Garden y OFERTAS exclusivas para suscriptores!