Muchas personas no saben que existen hierbas y vegetales que solamente tendrás que comprarlos una vez, dado que luego podrás disfrutar de ellos a diario. ¿Cómo es posible? Plantar aguacate es súper fácil, tanto como tomar su hueso y plantarlo para que en muy poco tiempo tengamos un árbol de aguacate hermoso.

Quizás también te puede interesar: Cuidados de la rosa de Jericó

El aguacate es un fruto exquisito con grandes propiedades y beneficios para la salud que, felizmente, puedes encontrar casi todo el año en el mercado. Este fruto, originario de México y de Centroamérica, cuenta con proteínas de alta calidad y está repleto de antioxidantes. Posee ácidos grasos esenciales, también llamados Omega 3 y muchas otras vitaminas como la A, la C, la D, la E, la K y las del complejo B, más minerales como el potasio, entre otros. Existen aproximadamente 80 variedades de aguacate, aunque la más común es la Hass.

La próxima vez que consumas aguacate, guarda su corazón o semilla y podrás tener tu propio árbol en casa de una forma fácil. Además, puedes hacer que tus niños se hagan partícipes del proceso y puedan plantar su propio árbol.

¿Cómo plantar aguacate?

Antes de comenzar a plantar aguacate, lo primero que deberás hacer es conservar su semilla, la cual no debe estar dañada. Lávala muy bien para retirarle el resto del fruto y localiza la parte superior y la inferior. La parte puntiaguda del carozo será la parte superior, es decir, donde crecerá el brote, mientras que el extremo plano será la inferior, por donde crecerá la raíz.

Perfora el carozo con cuatro palillos, distribuidos uniformemente, tal como se muestra en la imagen. Coloca la semilla en un vaso con agua, y pon este donde le dé el sol. Es bueno hacer uso de un recipiente transparente para poder visualizar adecuadamente cuando las raíces empiecen a brotar.

Cambia el agua dos veces a la semana para evitar que se forme moho, hongos o enfermedades que pudieran afectar al aguacate. Para que el aguacate brote correctamente habrá que esperar aproximadamente dos meses, dependiendo siempre de las condiciones climatológicas y la variedad de aguacate que hayas escogido. La parte superior de la semilla se secará y quebrará, y se desprenderá la capa exterior.

Es fundamental que la raíz siempre esté contactando con el agua, dado que si no está sumergida podría morir. Espera a que tu planta mida aproximadamente unos 15 cm y corta el tallo a 7 cm para estimular el crecimiento del aguacate.

Cuando llegue nuevamente a unos 18 cm, será momento de trasplantar al aguacate. Para ello, prepara una maceta de 25 cm de diámetro con composta y tierra preparada, quita los palillos y pon la plántalo en la maceta, dejando la mitad superior de la semilla al descubierto.

Coloca la maceta con el aguacate en un lugar soleado dentro de tu casa para mantenerlo protegido. Es fundamental que el suelo se mantenga húmedo constantemente, pero no saturado. Si las hojas se tornaran amarillas es por exceso de agua; deja secar la planta durante un par de días.

Una vez que el aguacate haya alcanzado los 25 cm de alto, poda los dos primeros pares de hojas y repite el proceso cada vez que la planta crezca 15 cm.

Problemas del aguacate

Uno de los principales problemas del aguacate son los pulgones. Para remover la plaga, lava las hojas y los tallos cuidadosamente hasta que desaparezcan y aplica después una solución de agua, aceite de neem y jabón biodegradable. Recuerda revisar tu planta dos veces a la semana para evitar que se formen plagas nuevas. No te olvides que el aguacate ama los climas cálidos y, por ende, durante el invierno tendrás que mantenerlo protegido de las temperaturas, sobre todo, so descienden debajo de los 7 ºC. Te aconsejo llevar tus plantas adentro e otoño e invierno.

El aguacate tarda muchos años en crecer y dar frutos, puede hacerlo a los 3 años o demorar muchos más, o quizás nunca lo haga. De todas maneras, no hay que desanimarse.

¿Qué te ha parecido este post sobre cómo plantar aguacate en casa?