La roya, al igual que el mildiu y el oídio, es uno de los hongos más frecuentes en las plantas que se cultivan en los jardines y en los huertos.

Puede presentarse concretamente en la zona aérea de las plantas como los frutos, los tallos, las hojas y las flores. La principal causa es la humedad o el exceso de agua.

Quizás también te pueda interesar: Como Combatir la Cochinilla: Insecticidas y consejos para eliminarla

Esta enfermedad es producida por dos hongos: Puccinia y Melampsora y, generalmente, se produce en arbustos, árboles, hortalizas, verduras y árboles frutales. Suele distinguirse por la presencia de unos bultos amarronados o rojizos en el envés de las hojas, mientras que, en el haz de la misma, es decir, en la cara que está mirando al cielo, presenta unos puntos amarillentos y hojas con porciones descoloridas.

¿Qué plantas son afectadas por la roya?

Las azaleas, los claveles, las dalias, las begonias, los crisantemos y el ficus, entre otras plantas, suelen ser afectadas por la roya, especialmente cuando son cultivadas en invernaderos o jardines de invierno con un gran grado de humedad en el ambiente.

En algunas plantas el ataque puede producirse sobre los tallos, causando una especie de pústulas o costras amarronadas o amarillentas que, en casos mucho más graves, pueden causar la muerte de los mismos.

¿Cómo tratar y prevenir la roya?

Si deseas reducir los riesgos de infección, lo ideal es no colocar las plantas demasiadas juntas, sino más bien, distribuirlas en sitios ventilados.

Por otra parte, si percibieras los síntomas de la roya tendrás que quemar las hojas, los tallos y las ramas infectadas para evitar la propagación de este hongo y realizar un tratamiento con un fungicida protector que impida que progrese e invada las hojas que no se encuentran afectadas.

Incluso, puedes recurrir a un tratamiento ecológico a base de ajenjo, cola de caballo, aceite de neem o nim, ajo, cebolla, manzanilla, etcétera.

También deberías evitar los sistemas de riego por aspersión, porque estos humedecen las hojas excesivamente y pueden provocar las condiciones adecuadas para el desarrollo de la roya, como así también disponer de un buen drenaje para evitar el entorno cálido, húmedo y estancado.

¿Hay varios tipos de roya?

Si, efectivamente hay muchas clases de roya que suelen clasificarse en función a su color: la marrón, la negra, la anaranjada o amarillenta. Estas se propagan como bien comentaba anteriormente en árboles, arbustos, hortalizas, frutales y plantas ornamentales, siendo el rosal, su principal víctima.

Es importante, dejar en claro que las partes perjudicadas de la planta con roya no se puedan recuperar y, por ello, es fundamental permanecer atentos a los primeros síntomas.

En la tienda de PlanetaGarden tenemos un fungicida y bactericida en forma de polvo mojable denominado Sanagricola WP, que está compuesto por Oxicloruro de cobre y sirve para combatir la roya y otros tipos de hongos como, por ejemplo, el Mildiu.

Te recomendamos leer: Remedios contra el Mildiu

¿Qué te ha parecido esta información para prevenir y combatir la roya? Deja tu comentario y mantente informado de todas las novedades siguiéndonos en nuestra página de Facebook.

Imagen cortesía de Easy Chile, todos los derechos reservados.