El virus del mosaico del tabaco también conocido como TMV o Tobacco mosaic virus, es un virus que suelen infectar a las plantas, en especial, a las del tabaco y a otros miembros pertenecientes a la familia de las solanáceas como la patata, el tomate, la berenjena y los pimientos, entre otras plantas herbáceas o leñosas. También, puede afectar a las legumbres, las hortalizas y las verduras, como las cebollas, las judías, el apio y la soja, etcétera.

Cabe destacar que fue el primer virus descubierto, aunque desde finales del siglo 19 hasta el año 1930 se sabía que había una enfermedad infecciosa que perjudicaba las cosechas del tabaco y del tomate, pero no podía determinarse que el agente infeccioso era un virus.

Aunque el virus del mosaico no destruye las plantas por completo, sí las debilita. La infección de este virus genera manchas características en las hojas de las plantas y, además, se perciben arrugas en las hojas.

Quizás también te pueda interesar: Combate la mosca africana, también llamada mariposa africana o mariposa del geranio

Historia del virus del mosaico

En el año 1883, el químico Adolf Mayer realizo una descripción del virus del mosaico, indicando que este se podía trasladar de planta a planta de forma similar a las infecciones bacteriales. No obstante, 6 años más tarde, el naturista, microbiólogo y botánico neerlandés Martinus Willem Beijerinck demostró que un medio de cultivo filtrado y libre de bacterias continuaba el agente infeccioso.

Ya en el 1935, el bioquímico Wendell Meredith Stanley cristalizó el virus y consiguió demostrar que aún permanecía activo después de la cristalización. En 1958, la cristalógrafa Rosalind Frankin, quien trabajó para Stanley, comentó que el virus no era sólido sino hueco e hipotetizó que el ácido ribonucleico del virus del mosaico del tabaco era de trenzado simple.

¿Cuáles son los síntomas del virus del mosaico?

Virus del tabaco

Los síntomas más característicos del virus del mosaico del tabaco son la pérdida de color entre las venas de las hojas más jóvenes que, posteriormente, va incrementándose para formar el típico moteado de este virus; las manchas marrones en la piel y en la pulpa de los frutos; las manchas oscuras en los tallos y en los peciolos de las hojas; la falta de desarrollo de la planta; y, la apariencia doblada, alargada, arrugada, en especial, cuando hace mucho calor y sequedad.

¿Cómo se transmite y se trata el virus del mosaico del tabaco?

El virus del mosaico del tabaco se realiza por contacto, es decir, a través del contacto de la planta con herramientas que se encuentren contaminadas, o bien, mediante las manos de los trabajadores.

En cuanto a su tratamiento, es importante, dejar en claro que no tiene, ni existen variedades que resistan a este tipo de mosaico, por lo que es importante adoptar una correcta prevención para impedir la infección del virus del mosaico.

Medidas de prevención

  • Usa ejemplares garantizados que estén libres de virus o que sean resistentes a estos. Cómpralos en viveros especializados.
  • Impide el acceso de los animales que se encuentren contaminados a las plantas haciendo uso de una barrera, conos, mallas, etcétera.
  • Realiza plantaciones lejos de las zonas con vegetación infestadas con moscas blancas, pulgones, trips.
  • Utiliza insecticidas químicos o naturales para librarte de los vectores de transmisión.
  • Elimina las plantas afectadas o toda la plantación si fuera necesario y quémala.
  • Remueve la hierba del suelo para erradicar el virus.
  • Desinfecta todo el material de trabajo para eliminar los posibles virus en las herramientas que utilices en otras plantaciones.
  • Evita cultivar plantas susceptibles a ser invadidas por el virus del mosaico en suelos donde ya han existido otras plantas contaminadas. No obstante, si no te queda alternativa y vas a plantarlas en el mismo lugar, renueva el suelo hasta 30 centímetros de profundidad.

Te recomendamos leer: ¿Cómo tratar la antracnosis?

¿Qué te ha parecido esta información sobre el virus del mosaico? Deja tu comentario.